lunes, 24 de agosto de 2009

plagio de un sueño

lunes
siete y veinte de la mañana
hora local;
buenos aires
veinticuatro de agosto de dos mil nueve
princesa
¿debo perder el tiempo
hablándote de mi cotidaneidad?
probablemente empezaría
hablando del pintoresco domingo porteño
que anoche viví con unos amigos
de la infancia
hablaría de ti un poco
mediante un discurso
que permanece insistente
y caprichoso;
oculto y fiel...

si esto no es un sueño
se le ha de parecer.
así, seguramente, princesa
grita la voz sorda de tu juicio
desde adentro

querida mariposa
yo empiezo a escribirte cartas
tu no estas durmiendo

deja vu
tus ojos se apresuran
buscan una promesa
llenos de ansiedad
leen
se mueven con ligereza
ágiles
avanzan sobre las lineas
de un plagio literario
que no encuentra par
que no encuentra
espejo

¡este es el tiempo
del tiempo que nos falta!
y cuando acabe
puedo ser príncipe
princesa

tus ojos se apuran
aún más
si esto no es un sueño
se le ha de parecer

puedo hablarte
de sexo
y tal vez te sientas
aún más despierta
o aún más alarmada

¡no lo hicimos!
mis valijas no son tan grandes
pero hubiésemos cabido

¡No lo hicimos!
permíteme decirte,
princesa de mi sexo,
que tal vez para nosotros
el amor se hace y el sexo
se siente

ha salido el sol
buenos aires se despereza
un anciano tiene cara de triste
porque se quedo sin medialunas
estoy engripado
y no es porcina
una mirada susurra
a mis espaldas
el eco de tu piel
sigue vacío



posdata
san Pablo ha sido uno de los hombres de mayor inspiración, sensibilidad y convicción de la historia de la humanidad al punto de que ha logrado convencer a la mayoría del mundo acerca de las creencias y de la divinidad de un hombre al que hacían llamar el mesías... esta labor termina resultando de notable facilidad a la hora de compararla con la del ángel Gabriel, que debió dejar de lado todo tipo de emociones para poder anunciar a maría que sería despojada de sus derechos de mujer...


"a veces resulta difícil tener un poco de santo y otro poco de ángel"





2 comentarios:

Ro dijo...

mi querido, santo, ángel y demonio, es un poema precioso, y hay muchos versos que me llevaría.
Nada más, me encantó estar acá y recorrer este sitio maravilloso.
Te quiero mucho amigo lindo.

pablogabriel dijo...

gracias ro!! ojalá nos veamos pronto!!!!
besos!